miércoles, 24 de febrero de 2016

Frente a Frente - 17 de febrero - Víctor Moreno y la Asociación de Cineastas de Canarias

Programa Frente a Frente correspondiente al 17 de febrero de 2015, presentado por Dailos González y Pedro el Gasio.

En esta ocasión hablamos de Víctor Moreno, presidente de la Asociación de Cineastas de Canarias Microclima, recientemente constituida. Con él conversaremos acerca de la situación actual del cine en Canarias y de las principales necesidades que tiene este sector de la cultura.

En el tramo final del programa, el compañero Pedro nos expondrá los procesos en los que se ha visto envuelto por hacer uso del derecho a la libertad de expresión.

Acompañamos el programa con música de Yoro Ndiaye, Idir y Erques con Rogelio Botanz.


Conferencia "¿Qué es la música clásica?"

Recibimos una invitación al siguiente evento:

La Escuela Insular de Música propone este jueves un nuevo encuentro dentro del I Ciclo de Conferencias “Hablemos de Música”. En esta ocasión regresamos al Museo Arqueológico Benahoarita en Los Llanos de Aridane, el 25 de febrero a las 20:00 hs, con la conferencia de la profesora de piano Blanca Quevedo, titulada: “¿Qué es la música clásica?”.

En este ciclo de charlas los profesores queremos acercar la música a todo tipo de público desde una vertiente un poco más teórica, en la que quepa la reflexión, el debate, las consideraciones estéticas, etc. Porque la pasión por la música también se vive desde la palabra.

Este jueves Blanca Quevedo quiere plantearnos si sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de música clásica. Con esta conferencia aprenderemos a identificar y comprender el Clasicismo en la música, como período histórico y como concepto, así como la sonoridad que desprende, sus melodías, armonías, ritmos… También, de modo más general, se pretende despertar la curiosidad por hacer una escucha más atenta y consciente de los principales exponentes de la música clásica.

La próxima cita será el viernes 18 de marzo, con otra charla a cargo de Juan Carlos Pérez Brito sobre la “Canción de autor y poesía de la vida”, esta vez en el Palacio Salazar, a las 20 hs.


EDIFICIO ESPAÑA - Víctor Moreno (trailer)

Nace la Asociación de Cineastas de Canarias Microclima que busca un nuevo modelo audiovisualAdui

AudioVisual451

http://www.audiovisual451.com/nace-la-asociacion-de-cineastas-de-canarias-microclima-que-busca-un-nuevo-modelo-audiovisual/



Varios cineastas de canarias acaban de creanr una asociación para velar por el cine como valor cultural. La Asociación de Cineastas de Canarias Microclima pretende convertirse en un nuevo altavoz para el cine y el audiovisual de las islas.

Asociación-de-Cineastas-de-Se trata de una asociación cuya principal misión es servir de foro de análisis, reflexión y debate de las políticas audiovisuales de Canarias. Agrupa a más de una veintena de cineastas canarios, interesados en forjar un nuevo modelo audiovisual para las islas. La Asociación de Cineastas de Canarias defiende un tipo de cine centrado en valores culturales y patrimoniales, capaz de afianzar unas señas propias de identidad al tiempo que pretende ser el observatorio de la realidad que rodea a un sector considerado estratégico por el propio Parlamento de Canarias.

La Asociación se ha venido fraguado a lo largo del año 2015 en diferentes festivales y encuentros, tanto presenciales como virtuales, entre los diversos grupos de cineastas de las islas. En los últimos meses, miembros de la Asociación ya se han reunido con los principales representantes del Archipiélago en materia cultural, como María Teresa Lorenzo (Consejera de Cultura del Gobierno de Canarias), Aurora Moreno Santana (Directora general de Cultura del Gobierno de Canarias) y Natacha Mora (Coordinadora del Departamento Audiovisual de Canarias Cultura en Red) para trasladar las principales inquietudes y demandas del sector creativo, en particular, ante la inminente reimplantación de las ayudas al sector y cuidar de que estas se rijan por una defensa del cine como bien cultural. En estas reuniones también se han planteado opciones para la mejora de otros programas ya existentes.

Este camino continuará siendo uno de los pilares de la Asociación, que funcionará como interlocutor para la política audiovisual de la región, continuando los encuentros con los diferentes agentes del audiovisual de Canarias como la Radio Televisión Canaria, con quien esperan reunirse próximamente, y ofreciendo propuestas y revisando la eficacia de algunas medidas llevadas a cabo por Canarias Cultura en Red y otros organismos públicos.

Este grupo de cineastas subraya que, pese al buen momento de la industria en la región (con películas y creadores locales que gozan de un creciente prestigio internacional), no existe una implicación real de los poderes públicos, como sí existe en otras regiones como Cataluña, Galicia o País Vasco. Es necesario recordar que desde hace ya cuatro años desaparecieron todo tipo de ayudas a la producción audiovisual canaria y que en la actualidad, el modelo de audiovisual se centra en respaldar producciones foráneas descuidando por completo la creación local.

De igual manera, la Asociación de Cineastas de Canarias desea desempeñar un papel proactivo que apunte hacia la necesidad de promover el talento, pero también la investigación y la innovación en el terreno del audiovisual, así como la creación de una red de exhibición de obras de producción canaria.


La Asociación llevará a cabo encuentros, presentaciones y actividades en diferentes espacios de interés del sector como muestras, festivales, etc. En ellas se darán a conocer sus principales objetivos al tiempo que recoge las demandas de los cineastas locales, promoviendo la incorporación a la misma de más cineastas. Actualmente, la directiva está conformada de la siguiente manera: Presidente, Víctor Moreno; Vicepresidenta, Cris Noda; Secretario, David Pantaleón; Tesorero, Coré Ruiz y Vocales, Octavio Guerra y Samuel M. Delgado.

domingo, 21 de febrero de 2016

Gracias

Pedro el Gasio

Desde aquí quiero enviar un fuerte abrazo y toda mi estima para las cientos de personas que a lo largo de estos días me llamaron, contactaron o visitaron, desde toda Canarias, para interesarse por la demanda en la que estoy metido. Gracias a todas estas personas, instituciones, medios, por interesarse y expresar, en ocasiones de forma privada y otras públicamente, su solidaridad para conmigo y el resto de enjuiciados de Radio Murión.

Y es que llevo unos días que no paro, estoy escribiendo más que nunca, animado (pese a la gripe) porque este proceso más que agobiarme y hundirme, lo que hace es alentarme a salir para adelante, a luchar y a no cejar mi empeño, porque si hay algo de lo que estoy convencido es de la veracidad y claridad de mis ideas y pensamientos. No está en mi ánimo callarme, pase lo que pase, pues como dije estoy convencido de lo que creo y no tengo nada que perder.

No soy de esos, porque la cobardía nunca solucionó nada en los milenios que dura la civilización. Si algún día supieran que me callo es porque estoy muerto y aun así hablarán por mi hasta el fin de los tiempos, todas aquellas cosas que dejé escritas o en la memoria de aquellas personas que amo.

Por eso, anuncio que comenzaré mi colaboración, de forma habitual, con dos prestigiosos medios digitales de nuestra tierra, con el objeto de denunciar públicamente las injusticias que vea, así como para expresar mis sensaciones, dudas, ideas. Si no lo hice antes fue porque nunca me pensé como escribiente, sino un simple aficionado de pobre literatura, no obstante, nada pierdo por intentarlo y porque mi voz llegue a más y más gente cada día.

Gracias a todas y a todos por el apoyo, por estar ahí, por bregar juntos día a día por una Canarias y una humanidad mejor, en la que nadie desprecie o humille a otra persona por el tamaño de su cartera.
¡Salud!



 

Sueños de cacique

Pedro el Gasio

Don Robustiano Lorenzo Camacho era cacique, de estos que manejan vidas y haciendas. De esos que siempre se sintieron poseedores de las islas en las que habitamos y, como tal, procedía de una de ellas. No sabemos cuál, porque su historia está compuesta de muchas historias, escuchadas en tantas partes de nuestra desgraciada geografía.

Resulta que Don Robustiano no siempre había sido así, muy al contrario, nació en la miseria y es de esas personas que se “hacen a sí mismas”, en parte trabajando mucho, en parte robando como cosacos. Quizás le hace más justicia el dicho de que “nadie se hace rico trabajando”, a no ser que el oficio de bandido tenga consideración gremial.

En parte, su consideración de muerto de hambre mil leches (como semos los canarios) lo tenía preocupado, porque sabía que para los grandes señores a cuya sombra había mamado y crecido, no era más que una rata malparida nacida del fango, como casi todos los isleños infelices a los que reventaba y robaba a espuertas. Había intentado ir a no sé qué laboratorio de Suiza para que le inyectaran pura sangre aristócrata, pues eso de poseer tantas cosas pero tener parentela y origen pobretón, no iba mucho con él. 





Como hombre de familia y responsable tenía una gran prole, instruida en los pormenores del bandidaje y el latrocinio, colocada en diversos puestos destinados a manejar el legado familiar, mediante la compra de voluntades populares, los pelotazos de variado tipo, el miedo y el abuso. Vamos, el oficio de todo buen cacique e hijo de…cacique.

También tenía a su lado una señora esposa muy fiel y dedicada a su persona, pero que gozaba de una cornamenta tan grande como la altura de las mayores montañas del insular terruño. Se comentaba que cuando los aviones aterrizaban en la isla debían avisar a Don Robustiano, no fuera que se estallaran contra las montañas cuerniles y ocurriera una desgracia. Y es que, como buen cacique, Don Robustiano se tiraba a todo lo que se le pasara por delante, incluidas algunas empleadas de almacén a cambio de mantener el puestito en el que les sacaban el cuero.





El control del agua y de la tierra siempre fue su obsesión. Había secado fincas, dejado a gente sin trabajo y sin paga, extorsionado, robado, metido a miles de personas en el juzgado por su ansia de antiguo miserable, pero sin entrañas, con ganas de poseer la luna si hacía falta. El amor al prójimo y el respeto a los demás no existían en su credo, pues los escrúpulos nunca habían ido con él.

Tenía muy claro que eso era para los desgraciados que trabajaban para él y para otros, que no iban a ser más que desgraciados toda su vida, como sus hijos y sus nietos. En fin, ganado para él, los suyos y sus señores, que para eso también se debían a alguien superior. Porque en la vida tiene siempre que existir gente arriba para que exista gente abajo y al revés, eso Don Robustiano lo sabía muy muy bien. El ser humano no puede existir sin joder o ser jodido, o al menos ese era su credo.




Tenía controlado el teatro y la manipulación de cualquier instancia judicial, hasta tal punto de que siendo caminante habitual  de kilómetros todos los días, en los tribunales pedía a sus familiares que lo ayudaran a levantarse, mientras lloraba delante de los jueces para hacer ver que era un pobre viejo que no se metía en problema alguno, aunque hubiera tenido un juicio la semana anterior. Si algo no le faltaba a Don Robustiano era una cara que se la pisaba, porque para ir de gran señor siendo un laja y un cuatrero de mucho cuidado, había que ser carota.

Y vaya que si Don Robustiano era carota, tan carota que para aguantar un par de piñas si la tenía, pero como había cultivado el miedo a su persona durante años y antes sus amos asesinando impunemente durante la guerra, sabía que nadie le chistaba. Sin embargo, el mal que atesoraba Don Robustiano en su alma era que apenas tenía admiradores o gente que lo quería. Sabía que casi todo el mundo, incluso muchos que trabajaban para él y le reían las gracias, en el fondo de su alma lo despreciaban y rajaban de forma inmisericorde a sus espaldas. 





Sabía que era normal la crítica a su persona y es que si la haces la pagas, aunque el miedo, unido a la cobardía y costumbre de los isleños de masacrarse entre si antes que a los que les joden la vida, les permitía tener impunidad, pese a la enorme tristeza de estar para mal en la boca de la gente. Se contaba que pedía que alguien le rezara el mal de ojo o que mataran alguna gallina a las potencias, porque no es normal que una persona aguante tanta mirada o tanto desprecio sin que se caiga a pedazos en vida.

Aunque si algo tenía en mente Don Robustiano, en sus ánimos de controlar todo, era un sueño profundo e interno que le hacía temblar las verijas todos los días, antes y después de hacer de vientre. Y no se trata de tener tribunales, políticos, aduladores y lacayos, que de esos tenía bastantes. No en vano el mundo está lleno de pústulas y podredumbre. Quería ir un paso más allá y en su deseo de control quería no ya poner precios abusivos por el agua, o acumular más y más tierra.

En el culmen de su deseo estaba envasar y cobrar el aire, pues si ya lo hacía por el agua de la forma en que lo hacía (algo ridículo en estos tiempos), no entendía como la gente podía respirar sin su permiso y consentimiento. Para hacerlo les dio prisa a sus empleados en concejalías, cabildo y gobierno, a la hora de que redactaran algo que sirviera para ello. El dinero no faltaría, pues él no era romano y si podía pagar a todos los traidores que hacían falta. 





Estaba muy avanzada la ley, pero las protestas ciudadanas, algunos medios díscolos y una oposición que Don Robustiano nunca habría esperado, empeoraron su salud. Al final, pese a tanto sueño y tanto dinero, la muerte llamó a su puerta y se lo llevó. Don Robustiano había esperado que toda su fortuna y grandes dineros lo acompañaran a la tumba, porque eran poco menos que una señal de que contaba con la aprobación de los cielos.

Sin embargo, al despertar, se encontró al lado de don Atanasio Castillo Cánovas, junto a varios grandes señores históricos de la isla (Pollios, Socagadores, Balas de Mamadillas, Banotes de Lapos), capataces, políticos, sus abogados  y gente de baja calaña que lo sirvió bien como chivatos y lameculos. Todos sin propiedades de ningún tipo, desnudos como habían venido al mundo y como única agua aquella que hervía en el caldero en el que estaban guisándose bajo los golpes de diablos que  miraban y escupían con maldad.

En un principio Don Robustiano se reía, pese al dolor, pues sintió admiración por los demonios, ya que estimaba su capacidad para hacer el mal, algo en lo que había destacado y no en vano por ello estaba allí. Pero la risa se tornó en llanto cuando una pantalla de plasma infernal mostró a sus antiguos mandados, muchos de los cuáles sufrieron horrores y juicios para cobrar lo que él les debía,bastantes mujeres a las que había engañado y algunos rojos díscolos a los que odiaba, disfrutando en un prado lleno de lujos, al lado de un enorme manantial de agua sin tino, en lo que suponía con razón que era el cielo…





Ahí rompió a llorar y comprendió que aquello sería por toda la eternidad, junto a lo terriblemente equivocado que estaba por haber jodido a tanta y tanta gente, bloqueando el adecuado progreso y estabilidad de las nuevas generaciones con sus manejos mafiosos, al tiempo que toda aquella buena y pobre gente que no fastidió a nadie, o al menos no a su nivel, estaba en el lugar que le correspondía, entre lujos y fiestas, para siempre.

En las desgraciadas ínsulas, mientras su cuerpo se pudría apestando en el nicho familiar, sus herederos se peleaban rapiñando la fastuosa herencia, para repetir el ciclo. Robarían, estafarían, hundirían a mucha gente y al final se reunirían con papi en los infiernos…En definitiva, los sueños de cacique sueños son, porque nadie se lleva nada cuando muera, salvo lo que hace....






PD: Yo, en mi calidad de autor de este blog, certifico que este relato es de ficción y que no me siento responsable si alguien se siente aludido.

martes, 16 de febrero de 2016

Frente a Frente 16-12-2015 - Con Beatriz Baute

Pedimos disculpas por no haber subido antes este episodio a nuestro ivoox. En esta ocasión discutimos en los días previos a las elecciones generales sobre diversos temas con Beatriz Baute, amiga de nuestro programa, afectada recientemente por una multa injusta en la isla de Tenerife. Por teléfono recibimos varias intervenciones, desde El Paso (Esther) y desde Santa Cruz (El Awarita)

Frente a Frente - 10 de febrero - Martín Dorta

En esta ocasión, compartimos un rato con nuestro amigo Martín Dorta, canario residente en Francia. Hablamos de la situación democrática del país, de la situación de la juventud canaria y de diversos temas. Participaron Margarita y René Acosta por teléfono.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Frente a Frente - 03 de febrero - Acheseté

Programa Frente a Frente correspondiente al 03 de febrero de 2016, presentado por Dailos González.

En esta ocasión entrevistamos a Héctor Rodríguez Riverol, más conocido como HCT o Acheseté (como se pronunciaría en canario), rockero de la isla de La Palma que viene a presentarnos su último disco. Hablaremos con él de música, pero también con alusiones al cómic, a las costumbres sociales de los primates y a la dietética.

Escucharemos los temas "La suela de la alpargata", "Bonobos", "Sin parar", "El descanso del guerrero" y "La dieta del cucurucho".



Acheseté - La suela la alpargata

martes, 9 de febrero de 2016

Taller Fabricación de un Berimbau

Imparte: Matti
Jueves 11 de febrero 
Horario: de 10 a 15h
Coste: 10€ (materiales incluidos)
El pago se realizará el día del taller.
Plazas limitadas.
CASA AMARILLA, Las Ledas, 20 Breña Baja

Inscríbete en mareandolapalma@hotmail.com dejando tu nombre y teléfono de contacto.
Las plazas serán admitidas por orden de inscripción, confirmaremos el miércoles 10 de febrero a través de un correo electrónico.

Agradecemos difusión!!

Les esperamos!
Saludos
Asoc. Mareando


martes, 2 de febrero de 2016

Frente a Frente - 27 de enero - Con Raúl Vega (Tamaimos)

Programa Frente a Frente correspondiente al 27 de enero de 2016, presentado por Dailos González y Pedro el Gasio.

En esta ocasión conversamos con Raúl Vega, coordinador de Tamaimos, un proyecto comunicativo, de edición y también una fundación de apoyo a distintas iniciativas culturales. Hablamos de la necesidad de impulsar este tipo de proyectos, que hablen de la canariedad más allá del mero folclorismo.

Acompañamos el programa con música de Marisa, Ojalá Muchá, Lito (con la participación de Pedro Guerra, Andrés Molina, Rogelio Botanz, Luisa Machado y Marisa) y Yeray Rodríguez.